Piercings y Embarazo, algunas claves

Piercings y Embarazo, algunas claves 2017-06-15
Publicado el 15/06/2017 en Embarazada, General

Llevar piercings, dilataciones o perforaciones en general, suele ser de lo más habitual pero cuando hay un embarazo podemos tener dudas sobre si es el mejor momento para hacerse uno o qué pasa con los que ya llevamos, especialmente si los llevamos en pecho o barriga. En cualquiera caso, te lo explicamos.

¿Puedo hacerme un piercing durante el embarazo o si estoy dando el pecho?

Puedes hacerlo, pero debes saber que puede existir un riesgo ya que pueden darse infecciones o reacciones alérgicas que sí podrían darte problemas durante el embarazo o la lactancia. Es muy importante seguir las normas higiénico-sanitarias a la hora de realizarte el piercing y seguir los cuidados que el profesional que te lo haga te indique para correr el menor riesgo posible. Los cuidados y la limpieza del piercing es muy importante tenerla en cuenta siempre.

Además, lo ideal es evitar perforar el ombligo, pezón o genitales ya que son zonas que van a sufrir muchos cambios durante esta etapa y hay posibilidades de tener que quitártelo en cuanto avance el embarazo.

¿Qué pasa si llevo un piercing en el pezón durante la lactancia?

Si vas a darle el pecho a tu peque, debes saber que tendrás que quitarlo durante las tomas y el hecho de volver a ponerlo entre toma y toma, puede transportar bacterias a los conductos por los que se transporta la leche. Se recomienda que te lo quites durante el tiempo que estés dando de mamar y si, cuando tu cuerpo esté más recuperado, te quieres volver a poner el pendiente, lo hagas acudiendo a tu anillador profesional.

¿Y si llevo un piercing en el ombligo y me quedo embarazada?

Es evidente que tu barriga va a sufrir cambios: la piel se estira y por lo tanto hay una tensión en toda la zona donde se encuentra el piercing. Esto puede hacer que el piercing resulte molesto o pueda dañar tu piel. Por eso, muchas chicas optan por quitarlo o utilizar piercings para embarazadas. Aquí tienes un ejemplo de los piercings de ombligo para embarazadas:

Básicamente consiste un sistema más ancho para poder llevar el piercing sin que el pendiente tense la piel y puedan producirse cortes.

Aún así, hay que tener mucho cuidado con las infecciones y el ombligo debe recibir muchos cuidados e higiene ya que es una zona muy delicada.

¿Qué pasa si me quito el piercing?

No te preocupes si te tienes que quitar el piercing. Existe la posibilidad de que el agujero no se cierre rápidamente y podrías probar a recolocártelo. Pide a tu profesional que te revise el piercing y pueda comprobar si el agujero se ha cerrado o aún se puede poner el pendiente sin tener que perforar.

En cualquier caso, tu salud y la de tu bebé es una prioridad por lo que si el piercing te puede dar problemas durante el embarazo o la lactancia, será mejor prescindir de él un tiempo. Siempre podrás volver a ponértelo 😉

Recuerda que siempre que tengas cualquier duda sobre los piercings que lleves o quieras hacerte, consulta con tu médico o profesional de referencia para que puedas aconsejarte cual es la mejor opción en tu caso para no poner en riesgo ni tu salud ni la de tu bebé.

Fuentes:

https://www.mibebeyyo.com/embarazo/salud/piercings-embarazo-lactancia

http://www.planetamama.com.ar/nota/tatuajes-y-body-piercing-en-el-embarazo

Facebooktwittermail