Relato de una madre adolescente: 'El mejor San Valentín de mi vida'’

Relato de una madre adolescente: 'El mejor San Valentín de mi vida'’ 2015-04-13
Publicado el 13/04/2015 en Relatos

Relato de una madre adolescente

Nunca olvidaré el 14 de febrero de 2015, día de San Valentín. Esa mañana fue realmente extraño. Había una mezcla de sentimientos dentro de mí. En los dos últimos meses la relación con el Marco, el padre de mi hijo, había tenido muchos altibajos. Tener un bebé nos había cambiado la vida.

Estaba confundida y nerviosa, pero a la vez con esperanzas en lo que podría pasar con el Marco. Por otra parte, estaba emocionada y súper feliz, enamorada de mi nuevo amor: mi hijo. Era mi primer San Valentín con él, y eso era un motivo de alegría, porque el amor que sentía en aquel momento era totalmente diferente al que había sentido en otros días de San Valentín. Es un amor inmensurable, que no se explica con palabras, y que nunca habría imaginado que podría llegar a sentir.

En medio de esta lluvia de sentimientos, recibí un WhatsApp, y mi corazón saltó de alegría. Era un mensaje de San Valentín del Marco, aquella noche soparíem todos juntos, así que me puse mi mejor traje, vestí bien guapo al pequeño, y nos fuimos a hacer las compras para una cena que prometía mucho.

Aunque me había distanciado mucho de Marcos, en las últimas semanas parecía que las cosas habían mejorado, y quizá habría la oportunidad de una reconciliación. Me sentía realmente nerviosa, aunque era un San Valentín totalmente diferente porque en lo más profundo de mi corazón sabía que mi mayor amor es mi hijo.

Llegó la hora de la cena, ya pesar de los nervios hubo muchas risas y fue una noche muy agradable y especial. Y entonces llegó el momento esperado: el Marco me dijo que quería que volviéramos a estar juntos.

Fue el mejor San Valentín de toda mi vida. El Marco se quedó de nuevo con nosotros, pero lo mejor fue ver la cara de felicidad de mi bebé mientras jugábamos todos juntos. Ver su sonrisa el día de San Valentín fue lo que me hizo darme cuenta de que no importa si no tienes pareja, para que tu hijo siempre te hará sonreír y te dará la felicidad para seguir adelante.

Jessica G., madre adolescente de 20 años.

Comparte nuestra causa!!